91 553 96 25 ies.joaquinturina.madrid@educa.madrid.org

Normas de conducta

Todos estamos obligados a cumplir estas normas. Debes recordar que matricularse en el Instituto Joaquín Turina  compromete a cumplirlas. Algunas no te gustarán, pero piensa siempre que es en beneficio de todos, del conjunto de las personas que formamos el Instituto Joaquín Turina  (incluidos tus padres), y que por eso es bueno respetarlas.

Recuerda bien esto: respetar las normas del instituto y hacer que se respeten supondrá que los demás te respeten y te traten con dignidad (igual que tú a los demás), empezando por tu derecho y el de tus compañeros al estudio. No podrás estudiar y aprender bien si el clima en el Instituto no es el adecuado para la tarea formativa del centro. Por eso, además, tienes la obligación del traba­jo diario, la obligación de estudiar. Y estas normas también pretenden refor­zar todo aquello que potencie un clima apropiado para tal fin.

El Instituto somos todos nosotros: los alumnos, los profesores, la gente que trabaja y estudia en él. Queremos que esta etapa de tu vida, tan importante para ti, forme los cimientos de un futuro pleno y en libertad, que seas tolerante al tiempo que defiendas tu dignidad y la de los demás. Que seas un hombre o una mujer que actúe con responsabilidad y compromiso hacia tu sociedad. Queremos que tu paso por el Instituto Joaquín Turina sea recorda­do siempre con cariño, y no sólo por haber adquirido muchos conocimientos, sino también por haber convivido con otras personas a las que has dado la opor­tunidad de enriquecer tu personalidad.

En esta guía te mostramos, pues, las Normas de Conducta, para que las conoz­cas y, si es el caso, que puedas discutirlas. Existen foros o lugares adecuados para cuestionarlas (por ejemplo, la Tutoría o el Consejo Escolar a través de los representantes de los alumnos) pero lo primero es conocerlas y, desde luego, cumplirlas, algo a lo que te obliga además la Ley. En la página web del insti­tuto (www..es), en el apartado propio de Jefatura de Estudios, puedes consultar no sólo estas Normas de Conducta sino también el Decreto 15/ 2007, de abril, a partir del cual han sido elaboradas.

 

 

I. NORMAS BÁSICAS:
El propio Decreto 15/2007 antes citado, en su art. 3.4. es la base legal sobre la que se sustentan nuestras normas, establece que tendrán que contemplar al menos las siguientes obligaciones por parte de los alumnos:

  1. La asistencia a clase.
  2. La puntualidad a todos los actos programados por el centro.
  3. El mantenimiento de una actitud correcta en clase, no permitiéndose el uso de móviles, otros dispositivos electrónicos o cualquier objeto que pueda distraer al propio alumno o a sus compañeros
  4. El respeto a la autoridad del Profesor, tanto dentro de la clase como en el resto del recinto escolar
  5. El trato correcto hacia los compañeros, no permitiéndose, en ningún caso, el ejercicio de la vio­lencia física o verbal.
  6. La realización de los trabajos que los Profesores manden realizar fuera de las horas de clase.
  1. El cuidado y respeto de todos los materiales que el centro pone a disposición de alumnos y Profesores.
  2. El cuidado de las instalaciones y del conjunto del edificio escolar.

Estas obligaciones básicas, presentes de forma explícita en el Decreto, podemos concretarlas en el respeto y consideración hacia todos los integrantes de la comunidad escolar, personal docen­te y no docente (personal de limpieza y de mantenimiento, conserjes, administrativos,  etc.) que realiza su actividad en nuestro Instituto.

A continuación desglosaremos algunas de estas normas para que te resulte mas fácil cumplirlas

I-SOBRE LA ASISTENCIA A CLASE
Es fundamental para el buen funcionamiento de un centro de enseñanza, como en cualquier otro centro de trabajo, cumplir con unos horarios y, por supuesto, asistir. Las faltas de asistencia perjudican tu rendimiento y favorece hábitos y costumbres muy negativos para tu futuro como profesional y personal

  1. La asistencia a clase es obligatoria. Los Profesores pasarán lista diariamente y registrarán las faltas en el parte de asistencia y en su propia agenda. Por su parte, los Tutores controlarán esa asistencia, justificando aquellas faltas en las que, a su juicio, concurran las circunstancias que así lo aconsejen. Si tienes una falta de asistencia a clase que pueda considerarse justificada, tus padres deben solicitar al Tutor dicha justificación por escrito a través de la agenda, en el plazo de 3 días desde tu incorporación. El Profesor podrá no justificar una falta cuando considere que el argumento empleado para su explicación es inadecuado o reiterativo o que no presentase la oportuna documentación o que se realizase fuera de plazo.
  2. Las faltas deberán justificarse dentro de los tres primeros días hábiles de la siguiente semana a dichas faltas. En la agenda dispones de impresos para ello.
  3. EL comienzo y el final de la clase lo marca el Profesor, que intentará coincida con el toque del timbre, a veces, no sea del todo posible.
  4. Está terminantemente prohibido abandonar el recinto del Centro en horas de clase. En caso de motivo justificado se deberá comunicar al Jefe de Estudios y/o al profesor de guardia, que deberá autorizar la salida del Centro (con un adulto si el alumno es menor de edad).
  5. Las faltas de asistencia a clase te perjudica gravemente. No sólo pierdes contenidos impartidos por tus profesores, sino que el Profesor carece de datos suficientes para evaluar tu trabajo. Pueden constituir falta leve o grave, y llevan aparejadas una sanción que puede suponer, incluso, la pérdida del derecho a la evaluación continua. Los Tutores pon­drán en conocimiento de Jefatura de Estudios y de las familias correspondientes los casos que destaquen por alguna razón.
    1. Preaviso a los alumnos de ESO que acumulen 10 horas de faltas sin justificar
    2. Primer apercibimiento 15 horas sin justificar
    3. Segundo apercibimiento 30 horas
    4. Perdida de evaluación continua 40 sin justificar y 80 justificadas o no

II- SOBRE LA PUNTUALIDAD
La puntualidad, es un tema de educación, no, solo en las clases

  1. Los retrasos constituyen también una falta a las Normas de Conducta. Tres retrasos injustificados equivalen a  1 falta de asistencia.
  2. No se permitirá la entrada en las clases 10 minutos después del toque del timbre. Esta norma es especialmente importante en la primera hora y después del recreo. Ten en cuenta que quien no entre a su hora tendrá que esperar a la clase siguiente en el aula de guardia, apuntándosele la correspondiente falta de asistencia y perdiendo la clase.
  3. No hay descanso entre dos clases, más allá de lo que puede tardar en llegar un Profesor de un aula a otra. Por tanto, tienes que estar dentro del aula cuando se incorpora el Profesor; de no ser así, lo considerará como un retraso o incluso como una falta de asistencia, si ya ha dado comienzo la clase, y aunque por, supuesto, debas incorporarte de todos modos. No hay un criterio fijo para dist­inguir retraso de falta, mas, por regla general, si la clase ya ha dado comienzo y el Profesor ya ha pasado lista, habiendo apuntado la falta, se considerará “falta” y no te la cambiará a “retraso".